Tema 4: Ocupación de territorios por parte de empresas extranjeras: impactos en las poblaciones locales

La videoconferencia de lanzamiento del debate 4 tendrá lugar el 31 de enero de 2023, y la de clausura el 7 de marzo de 2023. A lo largo de febrero se celebrarán debates regionales sobre el mismo tema. El enlace de acceso a Zoom estará disponible en esta página una semana antes del comienzo de la conferencia.

No es necesario registrarse. Las videoconferencias se traducen simultáneamente a 4 idiomas: francés/inglés/español y portugués.

Los debates sobre el acaparamiento de tierras por parte de empresas extranjeras en Brasil han aumentado en los últimos años. Estos acaparamientos de tierras repercuten en la soberanía alimentaria, el medio ambiente y la seguridad y los derechos de las poblaciones campesinas, forestales y pesqueras.

Para alimentar los beneficios de las grandes empresas nacionales y/o internacionales, no dudan en defraudar para apoderarse de terrenos públicos, la mayoría de las veces con la connivencia de actores locales privados o públicos. El acaparamiento y la concentración de tierras provocan la sobreexplotación de los recursos naturales, los conflictos agrarios y los desplazamientos forzados de población.

Según los datos oficiales del gobierno (IBGE/2017), la estructura de la propiedad de la tierra en Brasil sigue concentrada. Según los datos, el país cuenta con 5.073.324 establecimientos agrícolas. De estos establecimientos, 51.203 tienen una superficie superior a 1.000 hectáreas, lo que representa sólo el 1% del total de establecimientos, pero ocupan el 47% de las tierras utilizadas por los establecimientos agrícolas; el 99% restante de los establecimientos ocupan el 53% de las tierras agrícolas. En total, la agricultura familiar, con sus más de 10 millones de trabajadores, sólo tiene el 23% de la superficie agrícola.

Según los datos del INCRA (la agencia de tierras de Brasil), en 2020 se registraron en el país cerca de 3,9 millones de hectáreas de tierra como propiedad extranjera, de las cuales 2,2 millones fueron adquiridas por particulares y 1,7 millones son controladas por empresas. Destaca la compra de 750.000 hectáreas por parte del Fondo de la Universidad de Harvard y TIAA-CREF (empresa estadounidense de seguros y fondos de inversión), a través de un fraude o artimaña legal utilizando los nombres de empresas brasileñas, verificado por el INCRA en 2020.

Según un artículo publicado por el periódico Brasil de Fato, las tierras controladas por extranjeros en Brasil se distribuyen de la siguiente manera: El 33% en la región Sureste, el 22% en la región Centro-Oeste, el 16% en la región Noreste, el 15% en la región Sur y el 14% en la región Norte.

En 2020, Brasil registró récords de devastación ambiental, incendios y un importante avance en la destrucción de áreas protegidas. Más de 3,4 mil Km² de selva amazónica desaparecieron en el segundo semestre de 2020 (DETER/INPE, 2020). Ese mismo año se registraron aproximadamente 1.576 casos de conflictos por la tierra, que afectaron a más de 171.000 familias brasileñas (CPT, 2021).

También en 2020, el Senado Federal aprobó el proyecto de ley 2.963/2019 - actualmente en discusión en la Cámara de Diputados - que flexibiliza las normas y reduce las restricciones y permite a los extranjeros comprar hasta el 25% del territorio de los municipios brasileños. El argumento utilizado para justificar esta ley es atraer la inversión extranjera al país. De aprobarse esta ley, supondría una amenaza directa para la soberanía y la seguridad nacional de los agricultores familiares, los campesinos, los indígenas, los quilombolas y las poblaciones tradicionales de Brasil, provocando un aumento significativo de la inseguridad alimentaria, la desigualdad y los conflictos ya existentes en las zonas rurales.

La CONTAG y sus movimientos sociales asociados han llevado a cabo una serie de acciones a nivel nacional y local, denunciando y articulando con organizaciones sociales y parlamentarias para definir estrategias de lucha y combate contra la ocupación del territorio nacional y la violación de los derechos de las poblaciones rurales, forestales y acuáticas por parte de empresas extranjeras.

La 4ª ronda del Foro Mundial de Luchas por la Tierra y los Recursos Naturales, coordinado por la CONTAG, tiene como objetivo informar y dar cuenta de la realidad en Brasil. Este debate permitirá un intercambio entre organizaciones de diferentes regiones y continentes con el fin de proponer estrategias para luchar contra la expansión de las empresas extranjeras y el capital internacional.